foto-principal

Política

La interna del PRO salió a la luz y se anuló la fusión con los libertarios

El descontento del macrismo vendría por el vínculo estrecho entre Patricia Bullrich y el Presidente, y su intención de fusionarse

Luego de la aprobación de la Ley Bases, Javier Milei aseguró que La Libertad Avanza iría hacia una fusión con Propuesta Republicana (PRO), pero por su parte, Mauricio Macri comenzó a marcar sus diferencias. A través de un comunicado señalaron que “hay más interrogantes que certezas” dentro del Gobierno nacional y lanzaron una crítica contundente: “La actividad y el empleo siguen cayendo y aún no logran recuperarse. Los ingresos no logran ganarle a la inflación acumulada y arrastra al consumo”.

Esta situación, acompañada del reclamo de Macri al ejecutivo por la deuda en los fondos de coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires, marcó una grieta profunda hacia lo interno del partido, dado que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich tiene un vínculo estrecho con el Presidente y a su vez, pretendía asumir como titular de la Asamblea del PRO. Este puesto lo habría conseguido luego de negociar que el exmandatario asumiría como Presidente del Consejo Directivo del partido, mientras que ella se quedaría con la Asamblea nacional. 

Frente a este panorama se llevó a cabo la convocatoria asamblearia con más de 2000 dirigentes y, para sorpresa de pocos, se mostró la disolución de dicho pacto. Debido a las diferencias políticas, Mauricio Macri avanzó con su propuesta de poner al frente a otro dirigente, alguien joven y que sea de su confianza como también de la de Cristian Ritondo, su hombre fuerte en la provincia de Buenos Aires. Se trata de Martín Yeza, quien fue intendente de Pinamar y ahora, se desempeña como Diputado Nacional.

De esta manera es que Patricia Bullrich quedó relegada por una discusión meramente política, dado que Macri entiende que la ministra pretende disputarle poder hacia adentro, con el aval de Javier Milei, quien busca una fusión entre ambos sectores. Esto determinaría la pérdida completa de identidad del PRO, debido a que no sería una alianza electoral sino una absorción, hecho que el expresidente rechaza por completo y quiere, entonces, volver a las raíces republicanas y que sea su propio partido quien llegue al 2025 con lista propia capaz de posicionarse con fuerza.  

Como se anticipó, el ala cercana a Mauricio Macri desconoció el acuerdo previo y dejó a un lado a Patricia Bullrich de la conducción del cuerpo deliberativo. Pero en medio de la reunión, se generó un gran escándalo que implicó gritos, portazos y reproches por parte de los dirigentes que responden a la Ministra. 

La mayoría de los representantes postularon a Martín Yeza, desconociendo que iba a ser alguien propuesto por Bullrich, hecho que implicó arduas negociaciones que culminaron con la ruptura casi irreversible del PRO. “Se quedaron con un partido chiquito”, se escuchó decir a Pablo Walter, hombre del bullrichismo. 

A raíz de esto, Yeza quedó al frente de la Asamblea lo que marca un inicio de reordenamiento interno de cara al 2025, donde apuntan a presentarse a las elecciones legislativas con completa autonomía, separándose del Gobierno y anulando cualquier idea de “fusión”. “Somos el cambio. El PRO no se fusionará con otros partidos. Apoyamos al gobierno de Javier Milei y todas las iniciativas que acompañen el cambio que la Argentina votó”, comunicaron desde la organización.

En tanto, Patricia Bullrich difundió un comunicado donde explicó su posición: “El debate que quiero dar en el PRO no es un debate de cargos, es mucho más profundo: es un debate de rumbo. No vamos a dar marcha atrás. Decidimos apoyar a Javier Milei porque si el cambio no se daba ahora, nos hundíamos. Y en 6 meses ya vemos un cambio inédito, conseguido contra viento y marea”.

Al mismo tiempo que se grafica la interna a nivel Nacional, Cristian Ritondo asumió como presidente del PRO Bonaerense, y se distanció de Javier Milei con duras críticas hacia la gestión. Centrándose principalmente en la cuestión económica, el dirigente insistió en la necesidad de quitar el cepo al dólar y apuró al Presidente.

“Tenemos que sacar el cepo, con el cepo no va a haber inversiones”, fue la frase específica que utilizó el dirigente. Asimismo, remarcó que “Mauricio Macri demostró que el cepo se podía sacar” y continuó: “Con la Ley Bases el camino a sacar el cepo tiene que ser irremediable y rápido”. 

Además, hablando más a rangos generales, Ritondo señaló que “el Gobierno tiene que tomar una actitud de convertir en gestión la idea", y cerró: "Si hay un gobierno que piensa que a la obra pública se la reemplaza por obra privada, ¿dónde está lo que están llevando adelante en la obra privada?”.

El hombre de confianza de Macri se posiciona como el ordenador de la Provincia, junto con Yeza y tomaron el desafío de “volver a ser la principal opción de cambio”. Cabe resaltar que llegó a este lugar con el apoyo de personas que tomaron un rol importante en las elecciones pasadas, como Néstor Grindetti, Diego Santilli y Guillermo Montenegro, algunos de los cuales, eran del círculo cercano a Bullrich pero ahora, buscan separarse de los libertarios y apostar a la construcción propia en territorio bonaerense.